• Asociación Turdulia Belalcazarensis

Complejo megalítico 'El Cambrón'

Actualizado: 11 de jul de 2019

Documentado el hallazgo por miembros de la Asociación #Turdulia de un complejo megalítico de época prehistórica en el término municipal de #Belalcázar compuesto por un megalito con decenas de petroglifos de cazoleta tallados en su superficie, un crómlech (o túmulo con su anillo peristáltico conservado) y varias estelas lineales cuya datación podría ubicarse probablemente en el Neolítico (5500 a.C. - 3000 a.C.).


El yacimiento se encuentra localizado en la zona conocida bajo el nombre de ‘El Cambrón’, dentro del término municipal de Belalcázar; en unos terrenos actualmente utilizados para la labranza y muy cercanos al arroyo que le da nombre.

Se cuentan por decenas las cazoletas de diferentes tamaños talladas sobre la roca

El elemento principal y más característico del conjunto es el extraordinario megalito, cuyo relieve se yergue dominante sobre el terreno y que, en un avistamiento más cercano, sorprende al encontrarse absolutamente repleto de petroglifos de cazoleta. Se trata de una gran roca que surge sobre el terreno como afloramiento natural granítico –muy abundante en la zona junto con la pizarra–, con gran cantidad de pequeñas hendiduras de diferentes tamaños en forma de cuenco repartidas por la práctica totalidad de su superficie y en un número que bien podría superar el centenar.

Las hipótesis existentes sobre la funcionalidad de dichas cazoletas comprenden desde colectores para ofrendas, receptáculos de sacrificios, cartografías estelares, marcadores de caminos, usos mineros o simples motivos ornamentales.

Cabe destacar en primera instancia la inequívoca acción humana llevada a cabo sobre la roca, no siendo posible explicar geológicamente que esta se horade o erosione de forma natural dada la dureza de la misma, y menos aún con estas formas tan características.

Quedaría por tanto en discusión tratar de explicar los motivos que tuvieron nuestros antepasados para tallarla, justificando de tal modo el esfuerzo empleado en su realización. Tal y como comentábamos en nuestra anterior publicación arqueológica referente a la estela con petroglifos de cazoleta ‘Guadamatilla I’, las hipótesis existentes sobre la funcionalidad de dichas cazoletas siguen siendo múltiples y diversas, y comprenden desde colectores para ofrendas, receptáculos de sacrificios, cartografías estelares, marcadores de caminos, usos mineros o simples motivos ornamentales, entre otros.


En el caso del megalito que nos ocupa, resulta difícil en primera instancia establecer la posible utilidad de las mismas de forma aislada, por lo que nos apoyaremos en lo hallado en su entorno más inmediato para tratar de ampliar el horizonte de su entendimiento. Y es que, junto al megalito, y apenas a escasos metros de él, se localiza lo que en apariencia parece ser un crómlech formado por 7 ortostatos de mediano tamaño dispuestos de forma ovalada conformando su perímetro.


Vista en perspectiva del megalito y el crómlech contiguo

No obstante, esa forma ovalada y el espacio de separación existente entre los ortostatos, nos hacen pensar más bien que pudiera tratarse de un túmulo con su anillo peristáltico parcialmente conservado, pero cuya característica elevación central se hubiese perdido por la erosión del terreno, dando pues la impresión visual de ser un crómlech al aflorar en superficie los citados ortostatos que lo delimitan. Esta estructura tumular parcialmente conservada abarcaría un área de unos 10 metros de diámetro. No obstante, según hemos podido conocer, otras grandes rocas que se encontraban cerca del yacimiento (y que tal vez pudieron completar el recinto) fueron desplazadas hace no mucho de su lugar original para ser arrojadas al cauce del arroyo que lo bordea.

Una vez más debemos lamentar la destrucción de restos monumentales prehistóricos que habían llegado hasta nosotros relativamente en buenas condiciones por no encontrarse debidamente protegidos y delimitados.

Alertados sobre estos hechos, y realizando una batida por las inmediaciones del arroyo cercano, miembros de nuestra Asociación han localizado varias estelas lineales dispersas por su cauce. Se trata de litos rayados por alguna de sus caras que componen un arte no figurativo consistente en líneas rectas o en zigzag trazadas en diferentes direcciones y grosores que decoran por completo su superficie. Aunque desconocemos con exactitud su posible función, han sido encontradas igualmente en otros yacimientos prehistóricos descubiertos por la Asociación y no dudamos que formaban parte de algún modo del conjunto anteriormente descrito, reforzando la idea de complejo megalítico del mismo.

Todos estos elementos encontrados y detallados, analizados en su conjunto, permiten confeccionarnos una idea más aproximada de los posibles usos del megalito en cuestión y su potencial antigüedad. El complejo megalítico ‘El Cambrón’, dado el túmulo que le acompaña, parece, pues, ligado a un uso de carácter místico o funerario. Por tanto, las insculturas en forma de cazoletas talladas sobre el afloramiento de roca natural colindante –que bien podría actuar como mesa funeraria o altar para sacrificios–, así como las estelas lineales halladas en los aledaños, parecen reforzar la concepción espiritual del lugar, fortaleciendo la idea de emplazamiento en el que pudieron desarrollarse durante un tiempo prolongado ceremonias de carácter ritual, ofrendas o reuniones para el culto por parte de los habitantes o tribus de la época.


De todas formas, advertimos que todas estas interpretaciones deberían confirmarse (o no) con un estudio más detallado realizado por auténticos profesionales tras las correspondientes prospecciones del terreno; algo que sobrepasa nuestro humilde ámbito de acción. Invitamos así a universidades y expertos que pudieran estar interesados en el estudio del complejo a ponerse en contacto con nosotros y visitar nuestra localidad para colaborar con ellos en lo que pudieran necesitar; a la vez que abrimos el debate a todo aquel que pueda aportar mayor conocimiento que el aquí esgrimido para arrojar luz a las posibles utilidades prácticas o simbólicas del hallazgo.

El complejo megalítico ‘El Cambrón’, dado el túmulo que le acompaña, parece, pues, ligado a un uso de carácter místico o funerario.

Asimismo, no podemos dejar de hacer un nuevo llamamiento a las Administraciones para la puesta en marcha de medidas que protejan estos bienes patrimoniales de tantísimo valor cultural en la comarca de Los Pedroches, puesto que una vez más debemos lamentar la destrucción de restos monumentales prehistóricos que habían llegado hasta nosotros relativamente en buenas condiciones y que, por no encontrarse debidamente protegidos y delimitados, hemos perdido parcialmente su potencial monumentalidad, dificultando a su vez la interpretación de los restos.


Miembros de la Asociación Turdulia junto al megalito encontrado en Belalcázar

Es por eso que, desde la Asociación Turdulia, consideramos que resulta fundamental seguir documentando y difundiendo estos hallazgos realizados para concienciar a la población de la importancia de los mismos, favoreciendo así su conservación. Esa continuará siendo nuestra empecinada labor mientras seguimos trabajando e incrementando el inventario patrimonial y monumental de Belalcázar.

86 vistas

© 2019 por ASOCIACIÓN CULTURAL DE HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE BELALCÁZAR "TURDULIA BELALCAZARENSIS".

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now